Adult Stories Forum

Go Back   Adult Stories Forum Historias de sexo en español Anal

Reply
 
LinkBack Thread Tools Search this Thread Display Modes
DurumOffline
No Avatar
Uyarý:
Profil detaylarýný görmek için üye giriþi yapmalýsýnýz

Üyeliðiniz bulunmuyorsa Kayýt ol linkine týklayarak kayýt olabilirsiniz.

Solo una paja...

 
Post #1


Solo una paja...
Mi amigo Gerardo se había divorciado recientemente y una noche Ana me sugirió que lo invitáramos a cenar a casa; diciéndome que ella se lo había cruzado por la calle y lo había visto muy deprimido y amargado.
Después de una exquisita cena regada con buenos vinos, nos sentamos los tres a conversar en los sillones; para ver si entre Anita y yo podíamos levantarle un poco el ánimo.

Hablando de todo un poco, Gerardo terminó confesando que, una de las cosas que peor llevaba era la abstinencia; ya que con su ex mujer, él siempre había hecho de todo en materia sexual, incluso intercambio y tríos.
Ana intentó discutir con él, diciendo que nosotros nunca habíamos sentido esa necesidad, ya que nos llevábamos muy bien sexualmente?
Pero Gerardo insistió, diciendo que eso debería ser algo normal y habitual.
Finalmente terminó preguntándome, qué me parecería si se le antojara en ese momento pedirle a mi esposa que le hiciera una paja en mi presencia.

Ana puso cara de sorprendida, pero yo sabía que eso la estaba empezando a excitar. Seguramente ya se estaba humedeciendo, ya que siempre me había dado indicios de que se sentía atraída por Gerardo.
Era solamente una paja; algo casi mecánico? susurró Gerardo y se fue al jardín a fumar un cigarrillo, dejándonos solos a Ana y a mí para que pensáramos su propuesta?
Ana me miró diciendo que ella no quería darle la razón a mi amigo y que una paja era realmente nada, comparándolo con un polvo?

Eso confirmaba mis sospechas. Ana estaba caliente con Gerardo y ahora se le daba la oportunidad de hacer algo con él, aunque no fuera más que una paja. Yo estaba seguro que masturbar a otro hombre en mi presencia le provocaría una buena excitación.
Ella dijo entonces que no se desnudaría ni se dejaría tocar por mi amigo. Solamente era una paja, con las manos?
Mi esposa se acercó y me acarició la verga por encima de los pantalones. Sonrió al notar que ya estaba bastante dura. Me prometió que solamente lo tocaría de manera mecánica y que no lo desearía para nada?

Hice que se arrodillara frente a mí. Saqué mi verga de su encierro y ella se la metió en su delicada boca. Ver sus labios rojos alrededor de mi pija endurecida me excitó sobremanera y pronto acabé dentro de su boca.
Ana se levantó para ir al baño y yo me dirigí al jardín, a llamar a Gerardo.

Cuando le dije que aceptábamos puso cara de no poder creerlo. Me siguió adentro de la casa, mientras escuchaba mis condiciones: él no tocaría a mi mujer, sacaría su verga al principio y la guardaría al final?
Ana había atenuado un poco las luces y le indicó a Gerardo que se sentara en uno de los sillones. Ella se sentó a su lado y le ordenó que la sacara.
Mi amigo obedeció y pronto su verga estaba expuesta a nuestra vista. No era excesivamente grande, pero tenía un tamaño más que aceptable.

Mi mujercita acercó su mano derecha y la tomó entre sus dedos. Empezó a meneársela un poco con toda la mano, sobándosela bien para que se le acabara de poner dura, lo cual consiguió en un par de minutos. Luego la tomó muy delicadamente entre el índice y el pulgar y con ellos empezó a subir y bajar, dejándole el prepucio al descubierto.

Mi amigo gemía de vez en cuando, mientras mi esposa seguía con su movimiento vertical, masturbándolo ahora ya con tres dedos. A veces me miraba a mí con una mirada cómplice, a veces lo miraba a él para ver su reacción. Lo estaba pajeando despacio, haciendo que la piel del prepucio se deslizara lentamente sobre éste para luego bajarla de manera brusca, para que todo el glande quedara al descubierto?

Gerardo finalmente se entregó, cerrando los ojos y echando la cabeza para atrás, dejando que mi mujer se encargara de darle placer. Desde mi sitio podía ver cómo las venas de esa pija se estaban hinchando cada vez más.
Anita sin dejar de mirar esa verga, con su rostro muy relajado, iba aumentando el ritmo de su mano muy lentamente. De repente, sin soltarla ni por un instante, mi mujercita se arrodilló y empezó a lamerla?

Gerardo y yo nos quedamos atónitos, pero él no dijo nada y yo no pude reaccionar en ese momento. Nos miramos en el preciso instante en que Ana se metía la verga en la boca, empezando así una tremenda mamada que no estaba prevista en nuestros planes originales.
Mi amigo me miró como pidiendo perdón y luego se abandonó otra vez; sintiendo que su verga ahora estaba metida por completo dentro de la garganta de mi esposa.

Para terminar de sorprenderme, mi dulce mujercita de repente se incorporó, se levantó el vestido lo suficiente como para correr la tanga a un lado y se puso a horcajadas sobre la verga tiesa de mi amigo. Miró hacia atrás, buscando mi aprobación y enseguida se deslizó hacia abajo, sintiendo que esa gruesa pija erecta la penetraba. Se empaló gimiendo suavemente, mientras mi amigo abría los ojos sin entender nada. Ni yo tampoco?

Ana comenzó a moverse sobre la verga de Gerardo, balanceándose lentamente. Había un silencio increíble, sólo se oían los suaves ruidos que los muslos de mi esposa hacían al chocar contra el vientre de Gerardo.
De pronto los gemidos de ambos empezaron a tapar los sonidos de las penetraciones. Los jadeos de mi mujer empezaron a destacar sobre los mi amigo; pude adivinar que le faltaba poco para alcanzar el orgasmo.

Aumentó el ritmo de sus balanceos, apoyando sus manos sobre los hombros de Gerardo. Comenzó a gritar como una loca, mientras su grácil cuerpo se contorsionaba de placer. Mi amigo entonces la tomó por las caderas y la sostuvo con firmeza, mientras sus contracciones me dejaban saber que ese hijo de puta estaba acabando dentro del cuerpo de Ana.
Los dos pronto se calmaron y Ana se levantó en silencio, yéndose al baño.
Cuando regresó, ninguno de los tres dijo nada.

Gerardo se acomodó sus ropas y anunció que se retiraba. A solas en la puerta de calle, me dijo que lo habíamos impresionado y que él estaba equivocado en lo que nos había dicho al principio.
Luego de despedirme de él, regresé al dormitorio.
Ana me esperaba en la cama, apenas vestida con una camiseta negra transparente y tacos aguja, apoyándose sobre sus manos y rodillas, su cabeza enterrada en una almohada.

Un pote de gel lubricante con la tapa abierta me indicó lo que le faltaba a mi mujercita para que esa noche terminara siendo perfecta?
02-29-2024, at 10:03 PM
Alýntý
Reply

« Rotinas... | - »
Thread Tools Search this Thread
Search this Thread:

Advanced Search
Display Modes



Powered by vBulletin® Version 3.8.11
Copyright ©2000 - 2024, vBulletin Solutions Inc.
etimesgut escort beylikduzu escort izmir escort izmir escort izmir escort istanbulblog.info sincan escort etlik escort Anadolu Yakasý Escort Kartal escort Kurtköy escort Maltepe escort Pendik escort Kartal escort sincan escort dikmen escort altyazýlý porno þiþli escort mecidiyeköy escort beþiktaþ escort escort istanbul ataköy escort bursa escort bursa escort bursa escort bursa escort bursa escort alt yazýlý porno gaziantep escort bayan gaziantep escort seks hikayeleri gaziantep escort Canlý bahis siteleri escort escort escort travestileri travestileri Escort bayan Escort bayan bahisu.com girisbahis.com etlik escort etimesgut escort antalya rus escort Ankara escort bayan Escort ankara Escort ankara Escort eryaman Keçiören escort Escort ankara Sincan escort bayan Çankaya escort bayan hurilerim.com Escort escort istanbul escort beylikdüzü escort ankara escort bahis siteleri